diumenge, 24 de gener de 2016

MAGNÍFICO ÁLBUM ILUSTRADO PARA ABORDAR LOS PEQUEÑOS MIEDOS INFANTILES.

"MIS PEQUEÑOS MIEDOS"

 Jo Witek y Christine Roussey. 

Cubilete. Grupo Editorial Bruño, 2015.


Compartimos sin dificultad muchas parcelas de nuestra vida, pero ¡cómo nos cuesta expresar y compartir lo que sentimos! y en particular a lo que tememos. No estamos acostumbrados a poner palabras a aquello que nos da miedo o nos atormenta. Siempre nos han hecho creer que debemos ser fuertes y valientes, que hablar de nuestras debilidades nos hace vulnerables. Para liberarnos de nuestros miedos o aprender a gestionarlos adecuadamente es imprescindible trabajarlos con naturalidad desde edades tempranas.


"Tengo muchos miedos tan altos como una montaña y miedos pequeños que pinchan, miedos que crujen,
miedos verdes, miedos azules,
miedos pegajosos, miedos que dan escalofríos...
Todos me persiguen y tratan de atraparme.
¡Aquí están otra vez!

Aquí os presento un magnífico álbum ilustrado que podemos utilizar como recurso para enseñar a los niños a reconocer, describir, compartir y gestionar esos pequeños miedos que aparecen en los primeros años y  que algunos de ellos nos acompañan durante años.

Muy recomendable para Educación Infantil y primeros cursos de Primaria, de 4 a 7 años.

Con un lenguaje directo y claro, la protagonista describe diferentes situaciones de la vida cotidiana que le producen miedo: la oscuridad de la noche, el perro del vecino, perder de vista a su madre en el supermercado, los rayos y truenos, los ojos de la maestra cuando se enfada... Unas reales y cotidianas, aunque siempre alimentadas por la imaginación; otras, fantásticas: los fantasmas, las brujas y los zombis de Halloween... Las diferencia y hasta le divierten estas últimas. Describe los efectos del miedo en su cuerpo "mi barriga hace ruidos y es como si de repente se hiciera invierno... ¡Brrr, qué escalofríos!" y nos va contando sus pequeñas estrategias para afrontarlas y superarlas, siendo capaz de ayudar a su hermano en situaciones similares. Respecto a los monstruos de la oscuridad: "¿Sabes mi secreto para echarlos? ¡Mi lámpara maravillosa y MI PIJAMA ESPECIAL a prueba de peligros!". 

Al final vemos como se siente feliz porque los pequeños miedos han prácticamente desaparecido:


"Mi montaña de miedos se ha hecho más bajita...

 Si la miro desde aquí, ¡se ve muuuuy pequeñita!"



Sus ilustraciones son sencillas, espontáneas y divertidas. A modo de trazos de afilados lápices de colores sobre fondo blanco, van creando impresionantes monstruos que lejos de asustar invitan a dibujar, a crear y poner forma y color a los miedos personales. La utilización de troqueles da dinamismo y atractivo al álbum puesto que va comunicando sus diferentes páginas.




Su lectura en el aula da pie a que los niños expresen y compartan sus miedos personales: verbalmente, poniendo palabras a lo que sienten y a través del diálogo; o dibujándolos, poniéndoles forma y color y utilizando los monstruos del libro como inspiración. En este último caso, una puesta en común para compartir los trabajos realizados nos puede permitir componer un mural colectivo a modo de visual thinking o recopilarlos y crear el libro de los miedos o monstruos de la clase. Una vez abierto el diálogo es interesante aprovechar el ejemplo de la protagonista para invitar a los niños a fijar su atención en su propio cuerpo e intentar identificar en que parte sienten el miedo. El compartir miedos e intentar racionalizarlos es una buena ocasión para compartir estrategias y poder afrontarlos y superarlos, así como, para buscar otras nuevas entre todos. 

Os invito a su lectura en el aula, seguro que descubriremos muchos pequeños miedos que al ponerles palabras, formas y colores nos harán sonreír y nos ayudarán a crecer.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada