dissabte, 25 de juny de 2016

INSPIRADOR ÁLBUM QUE RESALTA EL VALOR DE LA VALENTÍA Y LA PERSEVERANCIA PARA ALCANZAR NUESTROS SUEÑOS

Magnífico álbum de José Saramago para niños y adultos con una doble lectura; por una parte, nos reta de forma seductora a iniciarnos en el mágico mundo de la narración y creación literaria; y por otra, nos presenta una historia de gran belleza que por su carácter metafórico nos permite diversas interpretaciones de su profundo significado, pero que en todas ellas la valentía y la perseverancia aparecen como valores indispensables para alcanzar nuestros sueños y ganarnos el reconocimiento de los que nos rodean.

"LA FLOR MÁS GRANDE DEL MUNDO"

JOSÉ SARAMAGO

ANDRÉ LETRIA

LUMEN, 2016


Edición especial para conmemorar los 15 años de la concesión del Premio Nobel a su autor.

Enlace al corto de animación con la propia voz de José Saramago y con música de Emilio Aragón, realizado con la técnica stop-motion (animación con plastilina).

En este magnífico álbum dirigido tanto a niños como a adultos, la voz del narrador introduce la historia indicándonos previamente cómo deben de ser, según su criterio, las historias para niños y las cualidades que un buen escritor de este tipo de historias debe reunir. Su modestia nos sorprende cuando nos dice que lo que vamos a leer no es más que un resumen que se dice en dos palabras, de la historia que quiso escribir y no escribió. Y al final del libro nos deja sin habla cuando nos invita a contar su historia utilizando otro vocabulario más sencillo y nos plantea todo un reto: aprender a escribir historias para niños.

"¿Quién me dice que un día no leeré otra vez esta historia, escrita por ti que me lees , pero mucho más bonita?..."

Una atractiva invitación para iniciarnos en el mágico mundo de la creación literaria para niños, toda una auténtica aventura.

El cuento para niños de José Saramago es de una exquisita belleza y acompañado de las sencillas ilustraciones de André Letria, cargadas de simbolismo que algunas de ellas nos evocan las pinturas rupestres creadas por nuestros ancestros: sencillas, esquemáticas, elaboradas con pigmentos naturales; nos introduce de lleno en un mundo mágico que nos conmueve y nos hace reflexionar sobre su sentido metafórico.

Al protagonista "mi niño héroe", un niño anónimo que vive en una aldea también anónima, el destino le guarda una misión especial, porque él mismo es un niño "especial", un niño de cuento. 


Una gran aventura que vivirá fuera del tranquilo entorno en el que vive. Empujado por su ímpetu y su curiosidad decide traspasar el límite del campo que se atrevía a recorrer solo y adentrarse en el bosque. 

Cuando los árboles empiezan a escasear y al llegar en medio de un erial, se encuentra con una inhóspita colina redonda como una taza boca abajo. Decide subirla y en la cima ve una sola flor, marchita y decaída. Y pese a las dificultades decide salvarla. No importa el esfuerzo. Baja la montaña, atraviesa el mundo, recoge en sus manos cuanta agua le cabe y así: 


                                            "Veinte veces de aquí allí                                                                                             Cien mil viajes a la Luna"

la flor logra erguirse, dar su perfume al aire y una sombra como un roble; gracias a la fortaleza y la constancia del "niño héroe". Sin duda, acción heroica por la que se gana el respeto de sus vecinos:

 "Cuando pasaba por las calles, las personas decían que había salido de casa para hacer una cosa que era mucho mayor que su tamaño y que todos los tamaños"


La lectura de esta bella e inspiradora historia nos recuerda la importancia de conocer nuestras fortalezas y recursos para sentirnos seguros y vencer así las dificultades que nos vamos encontrando en nuestra andadura; resalta el valor del esfuerzo, la constancia y perseverancia para alcanzar nuestras metas, así como, la necesidad de salir de nuestra zona de confort, de nuestros límites autoimpuestos, para hacer frente a nuevos retos y desafíos; duro camino que en ocasiones hay que recorrer en soledad, como el protagonista de este metafórico relato, pero que no por ello hay que dejar de hacerlo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada